A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno.