Para todos los males, hay dos remedios