Cuando dirijo, hago de padre...