El sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su calor