Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación.