No digas que nunca llegaron las oportunidades...