Si cierras la mano, siempre estará vacía