Nadie puede adoptar la política como profesión