No te enojes con alguien a quien amas

y ten cuidad con lo que le dices, 

porque tu mente se enoja

pero a tu corazón todavía le importa.

Frase del Papa Francisco