Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir