La juventud es la edad de los sacrificios desinteresados