Qué triste es amarlo todo...