A la realidad se le pueden poner pegas...