La memoria es como el mal amigo