El alma resiste mucho mejor los dolores agudos