Cuando siempre estás
acaba por no verte nadie