Con el tiempo he aprendido
que mis problemas
son solo míos.
Y que si necesito un hombro
para llorar, tengo dos

Una Dama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.