Las opiniones son como el agujero del culo