Hay dos formas de enfrentar la vida