En primer lugar acabemos con Sócrates