Creer que un enemigo débil