Quien no quiere pensar es un fanático