Nada se olvida tan lento como una ofensa