La muerte es increíblemente lista...