Si no puedes ser el lapiz para escribir la felicidad de alguien