Si lloras de alegría, no seques tus lágrimas...