Se llama bueno al que quiere ser siempre el primero