Reírse de todo es propio de tontos