Recorre a menudo la senda que lleva al huerto de tu amigo