Querido pasado, gracias por las lecciones...