Por qué, en general, se rehuye la soledad