Ningún amor es más verdadero que aquel que muere