Los rumores son inventados por envidiosos