Los hombres son como vasijas de barro