Los hombres ofenden antes lo que aman...