Los grilletes de oro...