La terquedad pertenece al capricho