La soledad es la cárcel...