La senda de la virtud es muy estrecha