La incompetencia es tanto más dañina...