La culpa es estúpidamente inútil...