La confianza de los inocentes...