Exígete mucho a ti mismo...