Es una necedad arrancarse los cabellos