Es triste ver cómo algunas personas se aferran a la ilusión absurda...