En Hollywood te pueden pagar 1.000 dólares por un beso