El sabio puede sentarse en un hormiguero