El remordimiento es como la mordedura de un perro en una piedra