El primero en disculparse es el más valiente.