Que el pasado te sirva como trampolín...